La palabra “Yoga” generalmente se identifica con ejercicios físicos o con ejercicios de respiración que mejoran la salud, pero su definición más profunda es “la unión mental o vínculo entre el alma individual y el Ser Supremo, Yahvé, Tao, Baba o Dios”.

“Raja” significa “Rey”, por lo tanto el Raja Yoga viene a ser el rey de los yogas o el Yoga Real. Una definición más profunda y completa sería: “El yoga mediante el cual el alma se convierte en un soberano de su mente, de su intelecto y de su personalidad, por lo que gobierna los órganos de los sentidos de su cuerpo y controla totalmente cualquier situación”.

X-Raja-Yoga-Meditation

El Raja Yoga y la mente 

“La mente es nuestra peor enemiga o nuestra mejor amiga”. Nuestra mente está cargada de condicionamientos (creencias, pensamientos, patrones mentales) que han determinado hasta ahora nuestra vida. Es la encargada de crearnos la enfermedad, el sufrimiento, la angustia, el miedo, la frustración, la ira y la ilusión de la muerte, de “terminarse nuestra existencia” porque nos convence de que somos un cuerpo y una mente, nada más. Nos identificamos con nuestra individualidad. Nos identificamos con pensamientos y creencias limitantes. Vivimos en el yo, o el ego: en rechazos, apegos, juicios, prejuicios y temores.

El yoga nos enseña a trascender nuestro yo para regresar a nuestro ser verdadero: la conciencia universal. El yoga es nuestro estado natural: la liberación del espíritu con respecto a las limitaciones del ego. Sólo un estado más elevado de conciencia, puede liberarnos de la mente. No es una búsqueda intelectual. Tampoco un dogma o una religión.

Al seguir el Raja Yoga, se experimenta que al disciplinar el divagar de la mente y establecer el ser de la conciencia de la identidad verdadera, los sentidos físicos permanecen automáticamente bajo control.

La mente está susceptible a estímulos que nos llevan del placer al dolor, está en busca de seguridad en la posesión y en el poder, viviendo así en un estado de desconfianza y temor. La conciencia, busca desprendernos de lo viejo y condicionamientos; puede limpiar la mente y cambiar los pensamientos por otros que nos liberen mostrándonos otra mirada de la vida, pudiendo asumir la responsabilidad sobre como nos sentimos y como queremos construir nuestro mundo. La conciencia nos descubre que la felicidad no es lograr y tener, porque ya estamos completos; es la plenitud de ser, dejar ser, encontrar la belleza en lo que es y la paz que es y ha sido nuestro estado original.

Benefits of Rajyoga(1)

 

La práctica del Raja Yoga

El practicante del Raja Yoga se implica en comportarse con realeza en toda circunstancia, debiendo ser sereno, calmado, amante del silencio, libre de preocupaciones y de tensiones producidas por los miedos. Se llega a transformar en un “rey libre de preocupaciones”, inmutable ante los contrastes entre el sufrimiento y la alegría, la ganancia y la pérdida, el éxito y el fracaso, la alabanza y la difamación. Se mantiene relajado y alerta.

El estado original de cada alma es de paz, amor y felicidad, y la capacidad que tiene cada alma de experimentar Raja Yoga o conexión con Dios es natural. Pero la conciencia del cuerpo físico rompió esta unión y nos hizo olvidarla. Dios no tiene un cuerpo y la unión con Él se experimenta sólo con nuestra mente e intelecto. Cuando comenzamos a recordarle como un punto, Fuente de Luz y Poder que vive en el mundo del silencio de todas las almas, puedo establecer una conexión inmediata. Entonces nos llenamos de sus cualidades.

0

Empezar a practicar del Raja Yoga

Para realizar la práctica del Raja Yoga, no es necesario cerrar los ojos ni sentarse de un modo especial. Sólo requiere de pensamientos o “posturas” mentales. En lugar de cerrar los ojos, cerramos la mente a los pensamientos mundanos limitados y nos concentramos en el Ser Supremo. Al principio la práctica de meditar con los ojos abiertos puede parecer extraña, pero después con el tiempo se vuelve natural. Son numerosas las ventajas de aprender desde el comienzo a meditar de esta forma. Como es un práctica más bien espiritual que física, puede ir fácilmente unida a cualquier actividad que realicemos. Solo hay que pensar en el Padre Supremo, en cómo es Él. Repito, no hay que dejar de hacer algo, ni cerrar los ojos, ni sentarse en una postura especial. Del mismo modo, no sería natural si lo hiciéramos para recordar a un ser querido como una madre o un padre. Cuando el trabajo que estamos haciendo requiere una atención mental mínima, podemos meditar mientras trabajamos.

Sin embargo, para tener una experiencia profunda de yoga con Dios, es necesario dejar de lado todo lo demás y sentarse cómodamente. Es bueno sentarse con las piernas cruzadas en el suelo, pero no es necesario cerrar los ojos. Como alternativa, si tienes un cuadro con la forma de un punto de luz (como el de está imagen) puedes descansar la mirada en él, teniendo presente que se trata de un instrumento y carece de importancia excepto por su simbolismo.

Cuando se medita con un grupo de practicantes de raja Yoga, generalmente hay alguien dirigiendo la meditación.

La Organización no gubernamental (ONG) “Brahma Kumaris” con estatus consultivo general en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas y con estatus consultivo de UNICEF, tiene presencia en más de 130 países y cuenta con múltiples centros en España, tiene unos cursos periódicos y gratuitos de meditación Raja Yoga.

brahma_kumaris_logo_col

Más información en su web: http://www.brahmakumaris.org/