Cuando hablo de “Los Niños de Hoy”, hago referencia a los que a menudo llaman “Índigo y/o Cristal”; aquellos niños muy creativos, sensibles, inquietos, despiertos, cuestionadores, a veces tímidos o retraídos y otras con aparente agresividad o ansiosos cuando no saben manejar lo que perciben de afuera.

Son los Niños de Hoy, grandes seres espirituales jugando a ser niños. El amor los impulsa, buscan cambiar la tierra, cambiar al hombre, transformar la realidad. Los niños de hoy no pueden ni deben ser vistos bajo ninguna estructura fija.

Cada niño trae consigo dones para expandir y “debilidades” que trabajar. Los dones son los que deben estimularse porque no sólo los trae para él mismo, sino también para el mundo. Y estos dones son traídos por cada niño más allá de las definiciones que haya. Estos dones son los que los hacen “especiales” y únicos en la tierra.

indigo

¿Desde cuándo están naciendo los niños Índigo?

A partir de la década del 80, ellos comenzaron a llegar, cada vez más. Son niños espectaculares. Están llegando para ayudar a la transformación social, educativa, familiar y espiritual de todo el planeta, independientemente de las fronteras y de las clases sociales. Son como catalizadores para desencadenar las reacciones necesarias para las transformaciones.

Ellos poseen una estructura cerebral diferente en lo que se refiere al uso de los potenciales de los hemisferios izquierdo (menos) y derecho (más). Esto significa que ellos van más allá del plano intelectual, estando el foco de su brillo en el plano de la acción. Ellos exigen del ambiente que los rodea ciertas características que no son comunes ni auténticas en las sociedades actuales.

¿Qué patrones tiene un Niño Índigo?

Un niño índigo es aquél que muestra una nueva y poco usual serie de atributos psicológicos con un patrón de comportamiento muy especial. Este patrón tiene factores comunes y únicos que sugieren a quienes interactúan con los niños (los padres en particular) que deben cambiar la forma de tratarlos y de criarlos para poder lograr un equilibrio adecuado. Ignorar estos nuevos patrones de comportamiento es crear desequilibrio y gran frustración potenciales en la mente de estas preciosas nuevas vidas.

Hay varias clases de Niños Índigo, pero en la siguiente lista están dados algunos de los patrones de comportamiento más comunes:

  • Ellos vienen a este mundo con un sentimiento de realeza (y frecuentemente se comportan de ese modo).
  • Ellos tienen la sensación de “merecer estar aquí” y se sorprenden cuando otros no comparten eso.
  • La autoestima no es para los niños índigo un gran tema de preocupación. Con frecuencia les dicen a sus padres “quiénes son ellos”.
  • Ellos tienen dificultad en aceptar una autoridad absoluta sin ninguna explicación y sin alternativa.
  • Ellos simplemente no harán ciertas cosas; por ejemplo: esperar en una fila es muy difícil para ellos.
  • Se frustran con sistemas rituales que no requieren pensamiento creativo.
  • Con frecuencia ellos encuentran mejores formas de hacer las cosas, tanto en casa como en la escuela, lo que los hace parecer rebeldes, inconformes con cualquier sistema.
  • Parecen antisociales a menos que se encuentren entre niños de su misma clase. Si no hay otros con un nivel de consciencia similar, a menudo se tornan introvertidos, sintiendo que ningún ser humano los entiende. La escuela a menudo es muy difícil para ellos desde el punto de vista social.
  • Ellos no son tímidos a la hora de expresarle a usted lo que necesitan. No responderán a la disciplina de “culpa”

mirada

¿Desde cuándo están naciendo los niños Cristal?

Los niños Cristal empezaron a aparecer el año 2000 aproximadamente. Fueron identificados por Steve Rother en el año 2002. Los niños Cristal son los llamadospacificadores, buscan el equilibrio entre lo intuitivo y lo racional para encontrar la armonía. Niños extremadamente psíquicos, cuyo propósito principal es llevarnos al siguiente nivel de nuestra evolución.

¿Qué patrones tiene un Niño Cristal?

Los Niños Cristal están entre los más conectados, comunicativos, cariñosos y mimosos comparados con los de cualquier otra generación. Ellos tienen dones filosóficos y espirituales, y despliegan un nivel sin precedentes de misericordia, gentileza y sensibilidad a este mundo.

Son extremadamente sensibles a todo su medioambiente: sonido, colores, emociones negativas, olores, comida, productos químicos, la ropa que visten, la violencia, la conciencia de grupo, las frecuencias electromagnéticas, destellos solares… Si un Niño Cristal se encuentra en un entorno agresivo, desequilibrante, con oscilaciones energéticas considerables y emociones exageradas, tienen a huir física o psíquicamente, ya que es insoportable para ellos.

Tan sensibles, que son profundamente vulnerables. Por este motivo pueden desarrollar una personalidad aparentemente fuerte y agresiva que les protege del exterior.

Necesitan pasar tiempo en soledad, no viven bien en grupos pues pocos entienden su necesidad de soledad. Cuando no se respeta su soledad, se desequilibran y pierden la conexión con su Ser, que es la orientación que les mantiene unidos al Todo.

Deben entrar en comunión con la naturaleza y los elementos diariamente. El Espíritu de la Naturaleza les ayuda a equilibrarse y limpia las energías no armoniosas que les aturden profundamente.

Para poder reconocer a un Niño Cristal, las características más evidentes son las siguientes:

  • Evitan el conflicto y la confrontación
  • Hablan poco, pero con mucha profundidad.
  • Poseen habilidades psíquicas
  • Poseen una gran capacidad afectiva
  • Les agrada pasar mucho tiempo solos
  • Perciben con facilidad el temor en su entorno inmediato
  • Pueden amplificar su propio temor y proyectarlo en el entorno
  • Evitan invocar el miedo
  • Poseen un bajo perfil, son discretos y sumisos
  • Son positivos y serenos
  • Sólo piden lo necesario para sí mismos pero no dudan en exigir para los demás

corazon

 

¿Cómo podremos reconocer a los niños Índigo o Cristal?

Quien quiera reconocer a estos niños, simplemente mírelos a los ojos, su transparencia y pureza desnuda el alma de quien los mira. Miran fijo, de forma sabia y madura.

Cuando se está frente a un nuevo niño, la emoción desborda el corazón, dentro se despierta un sensación de reverencia y respeto por él.

Son perceptiblemente reconocibles y teniendo presente los patrones y características de uno u otro, es importante entender sus sensibilidades, dones y talentos; saber entenderles, comprenderles y mantener con ellos el trato adecuado para seguir potenciando sus cualidades innatas.

Igualmente no siempre sucede esto, muchos adultos están tan inmersos en sus mundos de problemas y preocupaciones, que estos niños pasan desapercibidos. Pero aun así ellos actúan, actúan aun más con esas personas. Si sus miradas no encuentran eco, entonces golpearán sus puertas, y si nadie corre a abrirles, permanecerán presentes hasta que alguien los invite a pasar.

mundo abrazo

Dos puntos importantes:

Uno es lo que el niño recibe como estímulo y cuidado del entorno más cercano, ya sea de los padres, la familia, la escuela y el entorno social en general. Es decir, todos niños vienen con potenciales inmensos y diferentes según lo que cada uno debe aportar al mundo desde su lugar, pero muchas veces los padres o las escuelas sin saberlo aplacan y desvían dichos dones. Así, la mayoría de las veces, los niños pierden su luz individual.

Hoy está sucediendo que muchos adultos comienzan a recordar aquellos potenciales que de niños tuvieron, y que tal vez por inconsciencia del entorno, fueron aplacados. Hoy muchos adultos están logrando reconocerlos y reconectarse con ellos teniendo así una vida más sincera y profunda.

Entonces podemos darnos cuenta de que todos los niños tienen un luz individual que merece ser cuidada y estimulada correctamente. Y ¿Cómo se estimula correctamente? Con amor y cuidado. Informándose. Buscando y recibiendo con apertura lo que ellos mismos proponen.

El otro punto importante que responde a la pregunta anterior es que dentro de este potencial que cada niño trae, hay diferencias, y estas diferencias considero que se basan en la evolución de las almas y en el aprendizaje que cada niño debe atravesar como Ser, para continuar su camino de expansión y autoconocimiento. Y esto no es hablar de niños especiales y no especiales, pero como todo, cada uno esta en un lugar y desde su lugar debe aprender algo y crecer con ello, así como también transmitir algo a los que lo rodean.

Para crecer y aprender, para comunicar y enseñar, cada niño necesita un camino diferente. Cada alma sabe lo que necesita y eso es lo que en definitiva guía al niño en sus vivencias. Nosotros los adultos, debemos acompañarlos, contenerlos y cuidarlos para que logren liberar su mundo.

Y con respecto a las debilidades del niño, el adulto debe aprender a reconocerlas también, para que mediante el trato cotidiano y actividades complementarias, el niño logre reforzarlas y convertirlas en un desafío en vez de una carga.

El reto del adulto es desarrollar la percepción y la empatía, que harán que sienta la esencia del niño y lo que él necesita.

Los Niños de Hoy, pueden nacer Índigo, Cristal o Índigo/Cristal, o simplemente no tener cualquiera de estas tres características, lo cual no les resta nada. Cada niño es único y tiene su propia misión en la Tierra.

Vea al niño que está a su lado, y pregúntese qué vendrá a decirle.

niñoindigo

Bibliografía:

Niños índigo. Un desafío a la paternidad del nuevo milenio.

Niños Índigo Y Cristal