Mi ser interior es mi alma o espíritu. No es físico, sino una forma de luz y energía. Mi ser interior se manifiesta a través de mis pensamientos y sentimientos, y emite vibraciones que se corresponden con esos pensamientos y sentimientos. El ser interior o alma también se refleja externamente y puede percibirse y sentirse a través de los ojos y el rostro.

paz-interior1

Sin embargo, si equívocamente defino «quién soy» según mi trabajo, papel, salud o según mis atributos físicos o capacidades, entonces me coloco en una situación por la que todos los fracasos percibidos en estas áreas me harán experimentar sentimientos de fracaso. Por ejemplo, «He perdido mi empleo o mi salud y por lo tanto no soy bueno». En la cultura occidental las normas de competitividad y éxito estimulan este proceso porque, a menudo, las personas se comparan a sí mismas con los logros y atributos externos de los demás y pueden llegar a la conclusión de que no dan la talla.

La manera en que pienso, sea positiva o negativa, es un auténtico reflejo de la condición o estado de salud de mi ser interior. Si mis pensamientos sobre mí mismo o acerca de otros son sobre todo negativos, críticos o capciosos, entonces mi ser interior estará desequilibrado o indispuesto, provocando experiencias de amargura, tormento, confusión, estrés, etc… Eso hará que me perciba a mí mismo como un inepto, un fracasado o incapaz de controlar mi propia vida.

esclavo pensamiento

En cambio, si mis pensamientos son claros, tranquilos, armoniosos y positivos, entonces en mi ser interior experimentaré paz, satisfacción, amor… En consecuencia, me percibiré seguro de mí mismo, lleno de autoaceptación y controlando mi propia experiencia de vida.

De hecho, el estado natural del ser interior es del todo positivo. Cuando el ser interior se encuentra en su estado verdadero y natural, es hermoso y lleno de pureza. El alma en su estado puro original expresa sus cualidades positivas naturales:

paz, gozo, amor y serenidad. Al igual que el cuerpo físico enferma al ser atrapado por los gérmenes, el ser interior también es atrapado por los gérmenes de la negatividad y enferma.

paz interior

Los estados mentales y las experiencias negativas no son una parte intrínseca del ser interior. Son formas de comportamiento adquiridas, a menudo activadas como mecanismos para poder hacer frente a situaciones de estrés y cambio. También pueden reflejar los valores y expectativas de la sociedad de una determinada época.

Aunque no siempre resulta posible devolver una salud perfecta al cuerpo,la negatividad mental, emocional y la angustia pueden «curarse» mediante el pensamiento positivo y la meditación. La salud del ser interior puede restaurarse por completo, devolviendo al alma experiencias de satisfacción, paz y felicidad.

paz interna

El primer paso hacia la salud mental, emocional y espiritual del ser interior o alma es entender cómo funciona el pensamiento o la conciencia.

 

Fuente: Brahma Kumaris.

Clica en su logo e irás a la Web de la Asociación donde podrás descargar libros gratuitamente.

brahma_kumaris_logo_col