La Fuerza de la Intención

La Intención es una fuerza invisible del Universo que nos permite llevar un cabo el acto de crear; por eso y a través de ella, podemos lograr que nuestra existencia llegue a ser todo lo plena y feliz que deseamos.

Sin ser conscientes, todos formamos parte de ese gran poder de energía vibratoria que es la intención, y una vez que la conocemos, entendemos y la empezamos un usar de forma adecuada, nos podremos convertir en los dueños de todos los cambios y transformaciones que tanto deseamos en nuestras vidas.

Citaba sobre esto Carlos Castaneda: “Hay en el universo una fuerza inconmensurable, indescriptible, que los chamanes llaman [propósito], y absolutamente todo lo que existe en el cosmos está ligado al propósito por un vínculo de conexión”.

La intención es un concepto mucho más amplio que la decisión del ego o la voluntad individual. Es casi justamente lo contrario. Cuando tienes acceso a la energía de la intención ves que la tarea imposible de luchar por cumplir los deseos, se consigue con la fuerza de voluntad, teniendo la convicción que intención es una fuerza que todos llevamos en nuestro interior y que ciertamente es un campo de sublime energía presente en todos los lugares del universo.

Activar la Intención significa reintegrarte a tu Fuente y alcanzar el nivel de consciencia en el que se pueden conseguir cosas antes inconcebibles. La intención es una fuerza presente en todos los lugares del universo. Como campo de energía; no se limita al desarrollo físico. También es el origen del desarrollo no físico. Existe aquí y ahora y puedes accede a él. Cuando lo actives, empezarás a notar que tu vida tiene un objetivo y te dejaras guiar por tu Ser infinito.

 

 

Cómo llegamos a desconectarnos de la intención

¿Cómo perdimos nuestra capacidad natural de estar conectados con la intención? Todas las especies animal, vegetal y mineral siempre están conectados con su Fuente, no cuestionan su propia intención, existen y cumplen su función de Ser. Los seres humanos a pesar de estar más elevados en las funciones cerebrales y dotados de más sentidos, tenemos algo que denominamos ego, una idea sobre quiénes y qué somos que elaboramos nosotros mismos. El ego es un fenómeno acumulativo, es el subproducto de vivir con otros.

Al permitir que el ego sea el dirija tus actos y el que decida el sendero de tu vida, desactivas la fuerza de la intención. El ego siempre es sacudido; siempre está en busca de alimento, que alguien lo aprecie, que le den atención. Si nos quieren, estamos felices, si nos desprecian creemos que no valemos nada. Obtenemos la idea de quienes somos por los demás. No es una experiencia directa. Vivimos con ese centro falso sin saber que llevamos nuestro verdadero SER dentro nuestro.

Intenten comprender esto tan profundamente como puedan, porque el ego debe ser controlado. De lo contrario, estaremos sin la conexión de la fuerza de la intención y nunca seremos capaces de alcanzar el SER. Porque nos hemos vuelto adictos a ese centro falso y no podemos salir de él, nos hemos convertido en prisioneros.

ego1

Las seis convicciones del ego

  1. Soy lo que tengo. Mis bienes y lo que poseo me define.
  2. Soy lo que hago. Mis logros y lo que consigo me define.
  3. Soy lo que los demás piensan de mí. Mi reputación me define.
  4. Estoy separado de todos los demás. Mi cuerpo me define como ser único.
  5. Estoy separado de todo lo que me falta en la vida. Mi espacio vital está desconectado de mis deseos.
  6. Estoy separado de Dios. Mi vida depende de la evaluación de mis méritos por parte de Dios.

Por mucho que se intente, no se puede acceder a la intención a través del ego. Cuando se debilite en tu vida la supremacía del ego, podrás buscar la intención y aumentar al máximo tu potencial. Al desechar al ego podemos sentir que perderemos todos los límites y nos sentiremos aturdidos, aterrorizados, estremecidos, como si hubiera ocurrido un terremoto. Pero si tenemos valor y no retrocedemos, si no volvemos a caer en el ego y continuamos y seguimos más allá de él, hay un centro escondido dentro de ti, que has llevado por tantas vidas.

Es tu alma, el SER!!

intencion

Cuatro pasos hacia la intención

Activar la fuerza de la intención es un proceso que requiere deshacerte de la identificación del ego para que puedas conectar con tu ser natural, con tu propia esencia.

  1. La disciplina. Para aprender una nueva tarea se requiere entrenamiento y esfuerzo. Eliminar la identificación del ego no significa desconectarte con tu cuerpo, sino ejercitarlo para activar esos deseos. Se consigue con constancia, práctica, ejercicios, buenos hábitos, comida sana, etc. “mente sana en cuerpo sano”.
  2. La sabiduría. La sabiduría combinada con la disciplina fomenta tu capacidad para centrarte y aprendas a tener la paciencia necesaria para a medida que armonizas tus pensamientos, tu intelecto, tu discernimiento y tus sentimientos con el trabajo del cuerpo.
  3. El amor. Luego de disciplinar el cuerpo con sabiduría toca llegar a la maestría, que supone amar lo que haces y hacer lo que amas. El amor en sus diversas formas actúa como importante facilitador de las relaciones interpersonales.
  4. La entrega. Ese es el lugar de la intención. Aquí es donde tu cuerpo y mente no llevan el control y te aproximas a la intención. Cuando te entregas, te iluminas y puedes consultar a tu alma infinita.Entonces puedes acceder a la fuerza de la intención, que te llevará a donde crees estás destinado a llegar…  Que la Paz, Intención, Propósito y Felicidad estén en tu vida !!!

    El Poder de la Intención de Wayne Dyer:

    Aprenda A Co-Crear su Mundo A su Manera

    intencion_libro

    Vídeo y descarga gratuita de Libro “El Poder de la Intención”