Nuestras actitudes y reacciones mentales frente a las circunstancias que nos rodean pueden ser tanto positivas como negativas, y las reacciones que experimentamos suelen convertirse en habituales. Por ejemplo, algunas personas suelen preocuparse cuando viven con inseguridades, miedos, si las cosas van mal, otros se enfadan, se frustran, etc…

Podemos cambiar esas reacciones habituales, pero primero necesitamos comprender cómo opera nuestra mente.

pensamiento positivo

La mente piensa, siente, crea ideas, imagina y recuerda. Los pensamientos aparecen a causa de situaciones externas, de otras personas; de influencias pasadas, como pueden ser los recuerdos y de ideales situaciones futuras. Diferentes     circunstancias, situaciones, personas o acontecimientos provocan procesos de pensamientos y recuerdos que pueden ser alegres o tristes.

Los procesos de pensamientos conducen a experiencias y emociones interiores y éstas a su vez originan más pensamientos idénticos o similares, que evocan las mismas reacciones.

pensamientos-negativos

Los ciclos de pensamientos y emociones negativos provocan estrés, sensación de pérdida de control, ansiedad y preocupación. Las situaciones pueden parecer más importantes y graves de lo que son en realidad. El pensamiento se centra en los fracasos de la vida. Actitudes negativas que persisten durante un cierto tiempo suelen reflejarse en el cuerpo en forma de síntomas de estrés, tensión muscular o un debilitamiento del sistema inmunitario, que puede causar o precipitar el inicio de la enfermedad física.

 

Positivismo

Los ciclos de pensamientos positivos conducen a sensaciones de confianza interior, capacidad de control, tranquilidad y claridad a la hora de tomar decisiones acerca de mí mismo y de otros. Puedo observar las situaciones con perspectiva. Por ejemplo, puedo llegar a comprender que a pesar de lo que ha ido mal en algunas parcelas de mi vida, existen otras muchas por las que debo sentirme agradecido.

Sentir pensamientos y actitudes positivas ayuda a las personas a experimentar salud mental, emocional y espiritual; algo que finalmente se verá reflejado en la salud física.

mente-positiva

ESCOGE ACTITUDES POSITIVAS

La meditación es el proceso por el cual es posible crear pautas de pensamiento nuevas y positivas, y romper con los viejos y familiares ciclos de pensamientos negativos.

meditacion

Cuando medito, practico el arte de escoger pensamientos positivos. Mediante la práctica regular de la meditación, aumento la concentración de manera gradual, así como la fuerza de la mente para escoger pensamientos positivos, cuyo efecto fluye a través de mi actitud ante la vida.

Cualquier persona puede cambiar y desarrollar hábitos de pensamiento positivo. Con el tiempo, la meditación va todavía más lejos y se convierte en una experiencia. Por ejemplo, puedo decirme a mí mismo que estoy tranquilo, pero cuando experimento ese estar tranquilo entonces sé que lo estoy.

Beneficios-de-meditar

Al desarrollarse mi experiencia meditativa personal, también lo hace mi fuerza interior, mi capacidad de sanación interna y mi percepción acerca de mis propias cualidades positivas: paz, satisfacción, tranquilidad, felicidad, armonía o cualquier otra cualidad que escoja.

Fuente: Brahma Kumaris.

Clica en su logo e irás a la Web de la Asociación donde podrás descargar libros gratuitamente.brahma_kumaris_logo_col